viernes, enero 1

Temporada de navegación del velero Tin Tin 2016





CUANDO ESTEMOS NAVEGANDO, PUEDES SEGUIRNOS A TRAVÉS DEL SIGUIENTE ENLACE DONDE IREMOS SUBIENDO CRÓNICAS POR ESCRITO DIRECTAMENTE DESDE EL TIN TIN

72.- ZARPE DEL TIN TIN, TEMPORADA 2016


Tras unas semanas de trabajos de mantenimiento en el Tin Tin, todo está listo y nos disponemos a zarpar. Las labores desde que llegamos de España han ido cumpliendo la planificación prevista, dentro de la complejidad que normalmente corresponden a un barco de cierto porte y sobre todo con mucho equipo a bordo. Por otro lado nos lo hemos tomado con tranquilidad esperando que el tiempo atmosférico cambiase y los monzones del noreste se estableciesen definitivamente. Y respecto al tiempo comentaros que el pasado 16 de diciembre nos inquietamos bastante al observar que un potente tifón barría de nuevo Filipinas (una flecha de color rojo indica donde nos encontramos).


Como consecuencia de las características del campo isobárico que se daban en aquel momento, los pronósticos anunciaron que los restos del tifón (nombre que se le da a los huracanes en Asia) en forma de depresión tropical, tomaba un rumbo errático con dirección SW amenazando seriamente con pasar por el área donde nos encontramos (en la imagen flecha de color rojo). Este tifón se formó fuera del periodo habitual que finaliza normalmente sobre finales de noviembre, y dadas las alteraciones que se están dando en todo el mundo como consecuencia del evidente cambio climático (con un significativo impacto este año por el fenómeno del Niño), pensamos que íbamos a vivir unas condiciones duras de mal tiempo con el Tin Tin en tierra. Al final la parte aguda del fenómeno se deshizo y pasó días después al norte de nuestra posición con un impresionante espectáculo de rayos que duró toda una noche.


Algunos de nuestros compañeros transmundistas que habían zarpado días antes hacia el norte, volvieron a entrar en marina a resguardo de la tormenta que se les echaba encima. Ello sirvió para que el día de Nochebuena pudiéramos festejarlo en uno de los restaurantes de la marina todos juntos. Otros navegantes han pospuesto la vuelta a Tailandia para después de las fiestas y entrados ya en el año nuevo.


Entre los trabajos de mantenimiento uno de los principales fue la instalación de los cuatro inyectores del motor propulsor. Éstos los habíamos llevado para Asturias donde se procedió a realizar una completa revisión con el reemplazo de algunas piezas. En la siguiente imagen podéis observar las nuevas toberas y en su extremo los diminutos orificios por los que sale el combustible diésel pulverizado (atomizado).


Una vez limpiado convenientemente el hueco que alberga los inyectores y después de haber introducido un poquito de aceite dentro de los cilindros, le dimos a la puesta en marcha del motor con el fin de que se lubricase el interior y engrasasen convenientemente los pistones. Posteriormente introdujimos cuidadosamente los inyectores en su lugar teniendo mucho cuidado de no golpear el delicado extremo de éstos que se representa en la fotografía anterior.



Una vez instalados se procedió a conectarlos con el sistema de retorno y como se ve en la siguiente imagen se cambiaron las arandelas para asegurar la completa estanqueidad. Finalizada esta labor, se apretaron a conciencia los tornillos que solidarizan los inyectores al bloque motor y posteriormente se conectaron los tubos de alimentación de combustible una vez retirados los tapones de plástico que se observan en la fotografía. Tras la botadura, el motor arrancó sin problemas tras purgar ligeramente cada uno de los inyectores.


Otro trabajo que asumimos como periódico y que siempre realizamos nosotros mismos, fue el cambio del impeler y los retenes de la bomba del sistema de refrigeración externo del motor. Solemos hacerlo cada dos temporadas de navegación y en esta ocasión fuimos muy afortunados ya que el impeler mostraba bastantes signos de fatiga tal y como se puede ver en la siguiente imagen. Esta bomba toma agua de mar y la impulsa por el interior del motor con especial incidencia en los intercambiadores de calor (tanto del refrigerante del sistema cerrado como del aceite).


Otras piezas que también sustituimos, fueron los retenes que facilitan el cierre a través del eje de la propia bomba. Ya tenemos previsto que sobre las 1500 horas de funcionamiento, estos retenes empiezan a perder agua de forma sistemática. Las labores de sustitución requieren un poco de paciencia y precisión.



Posteriormente, cuando todo está limpio y revisado, se introduce el eje en la bomba y se pasa cuidadosamente entre los dos retenes con un poco de vaselina para evitar que éstos se dañen o se deformen. Al final sólo resta introducir los dos rodamientos a presión.



Y para ello nos asistimos del torno que disponemos en el pequeño taller de a bordo. Hay que ser cuidadoso y aplicar sólo la fuerza necesaria sin que ésta llegue a afectar directamente al eje con el fin de que el mismo no se desplace y descoloque respecto a los rodamientos. Al final se da un poco de grasa y se coloca el “clip” que mantiene a todos los componentes metálicos en su lugar de trabajo.



El resultado es satisfactorio una vez que se introduce el nuevo impeler, se embadurna todo de vaselina, se coloca la nueva junta y se cierra el conjunto. Hay trabajos que tienen cierta complejidad y que muchos navegantes ponen en manos de profesionales pensando que nadie lo puede hacer mejor que ellos y con mayor seguridad. Y sobre el particular no estamos del todo convencidos dada nuestra experiencia de muchos años. Una vez que se conocen los pasos que hay que dar en todo trabajo mecánico o eléctrico, nadie como uno mismo hará las cosas mejor y con mayor precisión y cariño.



Hemos sido espectadores, en unos casos, y sufridores en otros de auténticas barbaridades realizadas por “profesionales”. Unos sin los conocimientos necesarios, otros sin la experiencia requerida, otros descuidados, brutos, indolentes y hasta mal encarados. Ha habido de todo, y es que encontrar a un buen profesional que conozca y controle la marca o tipo en concreto de máquina o sistema, que trabaje con paciencia, meticulosidad y cariño, es tremendamente difícil de hallar ¡da igual el lugar en el que estés! Por eso, conocedores de que nos asiste cierta capacidad técnica (autosuficiencia) y que nuestro sentido común está bien desarrollado, desde hace años que asumimos la inmensa mayoría de los trabajos necesarios a bordo del Tin Tin nosotros mismos. Y en este orden de cosas, continuamos revisando el cabrestante.



Este equipamiento es de vital importancia para los cruceristas ya que la mayor parte de nuestra vida como navegantes, la realizamos fondeados disfrutando del entorno y viviendo plácidamente dependiendo por entero de este equipo. Asegurar que las maniobras de fondeo o zarpe se pueden realizar con precisión y en cualquier momento, es de vital importancia de cara a la seguridad de la embarcación.


Y continuando con cuestiones mecánicas de bastante peso específico a bordo de un velero de crucero, no podían faltar los winches, piezas fundamentales para el correcto trimado (regulación) de las velas aprovechando su capacidad desmultiplicadora de la fuerza que podemos aplicar con nuestros brazos.


En el Tin Tin tenemos once winches distribuidos por toda la cubierta y que asisten en la navegación. El fallo de uno de ellos pudiera contribuir al fracaso de una maniobra, y dependiendo de las condiciones de mar y viento, las circunstancias pudieran tornarse dramáticas. Por ello estos dispositivos siempre hay que tenerlos bien mantenidos y en perfecto orden.


Otros pequeños trabajos de mantenimiento también han ocupado nuestro tiempo y se han ido desarrollando satisfactoriamente. Para acabar, y siempre a pocos días de la botadura, llega el momento de pintar la obra viva (parte sumergida) del barco con una pintura especial anti-incrustaciones llamada en inglés antifouling.


En esta ocasión, y como la pintura anterior estaba en buenas condiciones, aplicamos una ligera capa de antifouling de la misma marca. Con anterioridad simplemente lavamos el casco con agua jabonosa para eliminar cualquier residuo físico u oleoso.


Para el Tin Tin son necesarios dos galones (ocho litros aproximadamente) de anti-incrustante para aplicar una capa de escaso espesor a toda la superficie viva. En otras ocasiones hemos tenido que duplicar esta cantidad para dar dos capas, que viene a ser lo normal. La pintura que aplicamos es de origen japonés, de marca Chugoku TFA30, de una calidad extraordinaria y sorprendentemente muy barata, una lata de un galón (4 l.) sale al cambio a unos ¡90 euros! No nos explicamos como en España estos productos tienen un precio tan abusivo.


Y por fin llegó el momento de irnos al agua. La grúa abrazó delicadamente con sus cinchas al Tin Tin y poco a poco lo fue llevando hasta el foso de botadura. Como aquí se hacen las cosas sin prisas, tuvimos todo el tiempo del mundo para purgar los inyectores del motor, ponerlo en servicio, chequear todos los componentes mecánicos y asegurarnos de la perfecta permeabilidad del casco ya que el Tin Tin cuenta con dieciséis grifos de fondo.




Una vez en el atraque procedimos a instalar las velas (mayor y génova), accedimos al tope del mástil para cambiar una luz de navegación y aprovechar para chequear todos sus componentes, rellenamos los tanques de agua, hicimos la última compra, chequeamos ante las autoridades el movimiento del barco, y en definitiva todo ha quedado listo para que de comienzo otra temporada de navegación.


Y para terminar nuestra estancia en la marina de Krabi nos hemos bañado por última vez en su espléndida piscina, lugar frecuentado por los navegantes sobre todo a últimas horas de la tarde. A partir de ahora tendremos a nuestra disposición las cálidas y extensas aguas del mar de Andaman de cuyas singladuras os iremos informando periódicamente.


Recordaros una vez más que hemos habilitado un blog adjunto a éste: Singladuras del velero Tin Tin donde iremos relatando las singladuras enviando crónicas por escrito desde el mismo barco vía Sailmail (el sistema hace que nuestras crónicas suban de forma automática al blog que os señalamos). Y una vez que podamos disponer de buena señal de Internet, aprovecharemos para subir al presente blog nuevos reportajes fotográficos como el presente. Por otro lado también tenéis a vuestra disposición el enlace con Facebook  donde en la medida que podamos iremos efectuando pequeñas intervenciones.

 

Y por el momento nada más, casi seguro que cuando leáis este reportaje ya estemos a punto de zarpar, si no lo hemos hecho ya. Nos hace mucha ilusión que dejéis vuestros comentarios aquí o que nos escribáis. Y para finalizar os mostramos una imagen que nos parece muy tierna y representativa de esta cultura milenaria. Esta fotografía, en gran formato, presidía el salón del apartamento en el que nos alojamos hasta ahora y queríamos compartirla con todos vosotros. Aprovechamos una vez más para felicitaros las fiestas y desearos un próspero y feliz año 2016. Que todas vuestras ilusiones se cumplan. Un fuerte abrazo. Isabel&Guillermo


NUESTROS LIBROS


Toda La Información pinchando en las carátulas:

10 comentarios:

  1. Me alegro mucho que ya este el Tintin en el agua, por cierto, me apunto el fabricante del antifooling, lo distribuye una empresa en Madrid, preguntaré. Muchas gracias por el post y feliz año, os estamos leyendo.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho que ya este el Tintin en el agua, por cierto, me apunto el fabricante del antifooling, lo distribuye una empresa en Madrid, preguntaré. Muchas gracias por el post y feliz año, os estamos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jesús, muchas gracias. Nos sorprende saber que hay en Madrid un distribuidor del antifouling japonés que mencionamos en el reportaje. Ahora sería interesante saber a cuanto vende el galón. Feliz año amigo. Isabel&Guillermo

      Eliminar
  3. Feliz Viaje y feliz año...yo desde aquí me conformo con seguiros por este blog y leyendo el primer libro vuestro que Papa Noel me trajo.
    Y para los reyes he pedido otro...

    ResponderEliminar
  4. Feliz Viaje y feliz año...yo desde aquí me conformo con seguiros por este blog y leyendo el primer libro vuestro que Papa Noel me trajo.
    Y para los reyes he pedido otro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guillermo, gracias por tu comentario. Esperamos más, sobre todo cuando acabes las lecturas y nos des tu opinión y crítica. Feliz año. Isabel&Guillermo

      Eliminar
  5. Hola Tintines,
    Feliz año y que este comienzo se os de bien.
    Guillermo eres un Manitas e Isabel ha hecho en vuestro ultimo libro una maravilla, nos transporta por las aguas del paifico como si estuviesemos a bordo del tintin.
    Saludos
    JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola JM, muchas gracias por la intervención. Nos satisface mucho saber que te ha gustado nuestra última publicación ENTRE MAR Y VIENTO y que comprendas que a bordo de un velero de crucero es necesario cierto nivel de autosuficiencia. Feliz año. Isabel&Guillermo

      Eliminar
  6. Feliz año, y me alegro de que sigáis navegando.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés ¡Feliz año! gracias por tu intervención y deseos. Muchas gracias por seguirnos. Recibe un cordial saludo. Isabel&Guillermo

      Eliminar