lunes, abril 21

El velero Tin Tin de revisiones y mantenimiento en Tailandia

NUESTROS LIBROS
Toda la información pinchando en las carátulas:




NUESTROS CURSOS 
PRÁCTICOS EN DIRECTO
Toda la información pinchando en la imagen




64.- MARINA Y LABORES DE MANTENIMIENTO EN TAILANDIA


Durante estos quince días que hemos estado en la marina de KRABI BOAT LAGOON en Tailandia, procedimos a realizar una serie de labores de mantenimiento y preparación para asegurar que el Tin Tin estará en perfectas condiciones en seco durante los próximos ocho meses. En el presente reportaje os presentaremos al personal de la marina y relataremos cual ha sido el protocolo que hemos seguido para los trabajos. Este reportaje también quiere ser una ampliación de las crónicas en texto que hemos ido subiendo al blog especial: Las singladuras del velero Tin Tin.


La marina KRABI BOAT LAGOON se encuentra en el estado de Krabi en Tailandia y sobre su localización exacta y maniobras de varada, ya hemos hablado en el anterior reportaje. Esta marina es muy apropiada para dejar la embarcación y hacer un largo viaje, bien sea visitando Asia, o como nosotros, retornando durante unos meses a nuestro país, ya que se encuentra en un emplazamiento muy protegido del mal tiempo y de las posibilidades reales de que se produzca un tsunami.


Las instalaciones son nuevas y están excelentemente cuidadas. Para dejar en seco las embarcaciones, cuenta con una enorme explanada (varadero) muy bien organizado y cómodo. A flote hay numerosas plazas, y lo que ha sido una sorpresa para nosotros es que cuenta con varios atraques con techo para realizar trabajos delicados de cubierta. En la parte central de la siguiente imagen se puede apreciar esta instalación. Por otro lado la marina cuenta con varias edificaciones que conforman un conjunto de apartamentos, extraordinariamente confortables. La fotografía está realizada desde el que alquilamos nosotros.


El manager de la marina se llama Thana Kiattanapapha (Choo), es un gerente muy amable, responsable y extraordinariamente competente en su cometido. Siempre está dispuesto a gestionar cualquier cuestión que se le presente rápida y diligentemente.


En las siguientes imágenes os presentamos a los empleados de la marina. En primer término parte del equipo de administración y a continuación algunos miembros del equipo de exterior. Todos ellos esgrimen permanentemente una amplia sonrisa y siempre están dispuestos a ayudar o a realizar sus cometidos con eficacia y celeridad.



La marina también cuenta con un pequeño supermercado y la encargada de la instalación prepara platos locales de la gastronomía tailandesa.



Una vez conocéis la marina y los personajes de la misma con quienes convivimos, vamos a proceder a comentaros algunos aspectos de los protocolos personales que hemos seguido para el mantenimiento y preparación del Tin Tin. En primer lugar está el destinado a conseguir los adecuados cuidados de la embarcación al fin de la temporada de navegación, y por otro lado están aquellos trabajos específicos necesarios para largos periodos de inactividad. Estos protocolos se comentan con mucha más profundidad en nuestras publicaciones MECIDA POR LAS OLAS y DESDE LA MAR Los Libros del Velero Tin Tin y han sido estructurados en base a nuestra experiencia práctica de muchos años.


● Se ha sacado la hélice con el fin de extraer el barrón y poder acceder al buje de apoyo en el arbotante (apoyo que tiene el barrón anterior al propulsor). Este buje hay que sustituirlo periódicamente ya que va cogiendo holgura y se llegan a producir importantes vibración dependiendo del régimen de revoluciones del motor. Para este cometido contamos con profesionales de la mecánica de la marina y que disponen de instrumentos especiales como el extractor de la fotografía. No fue fácil soltar la hélice que se resistía tenazmente a ser desalojada del eje, hasta el punto de que hubo que aplicar calor para conseguirlo.


● En la siguiente fotografía se puede observar el acoplamiento del barrón (eje) en el motor y en primer término se muestra el alternador que produce corriente eléctrica cuando el Tin Tin navega a vela. Ese acoplamiento hubo que soltarlo y también ofreció bastante resistencia. La anterior vez que habíamos cambiado el buje del arbotante, fue en la isla de Trinidad.


● Por el momento solamente hemos encargado a personal especializado los trabajos relativos al cambio del buje del arbotante. Los que continúan se han asumido por nuestros propios medios. Un importante problema que llevábamos arrastrando desde hacía tiempo, estaba localizado bajo la bitácora de gobierno (donde va instalada la rueda del timón) y afectaba al arraigo de la misma sobre el suelo de la bañera. En la bitácora del Tin Tin confluyen diferentes mecanismos tanto mecánicos, eléctricos y electrónicos: piñones de transmisión del movimiento al timón (una de las cadenas que se observa en el centro), anclaje de uno de los dos pilotos automáticos (la otra cadena), control de la velocidad, panel auxiliar de control del motor principal, control eléctrico de las velas, hélice de proa, bocina, luz compás, tomas de corriente, etc.


● El arraigo de la bitácora es una gruesa placa de aluminio que se aloja en el interior de la embarcación. Esta placa estaba en un avanzado grado de deterioro como consecuencia de un lamentable proceso de corrosión. Por ello, el objetivo del trabajo era acceder a la susodicha placa, desmontarla, extraerla y proceder a sustituirla por otra de acero inoxidable. Pero para ello tuvimos que desmontar todos los conductores eléctricos que confluían en el lugar tal y como se muestra en la siguiente imagen.


● La bitácora se localiza prácticamente sobre el motor propulsor. En la imagen podéis observar la placa a la que nos referimos y que no es la que está en un primer término, sino la más grande y que permanece en contacto directo con el techo de la sala de máquinas. Se observa que está parcialmente pintada de blanco para evitar que los productos de desecho del proceso de corrosión cayeran directamente sobre el motor, pese a que el área está normalmente cubierto de un grueso material insonorizante.


● Después de un arduo y delicado trabajo, pudimos al final extraer la placa la cual presentaba el aspecto que podéis ver en la cara superior que estaba en contacto con el techo del alojamiento. Cuando una lámina de hierro se corroe, el material se deslamina en pequeñas partículas y poco a poco ésta va perdiendo grosor y por lo tanto resistencia. Pero cuando la placa es de aluminio y entra en un proceso de corrosión, junto a la deslaminación se produce un efecto de dilatación/expansión (aumenta de grosor). En el caso que nos ocupa, producía una sobre-tensión en las cánulas de los guardines de gobierno (en la anterior fotografía de color rojo). Por el interior de estas cánulas se mueven los guardines de gobierno (cables de acero) que son los encargados de transmitir a la pala del timón los movimientos de la rueda. Y como consecuencia de todo ello, los guardines habían tensado más de la cuenta produciendo dureza en el timón y la cadena del autopiloto ST6000 ejercía una importante presión sobre éste.


● En la siguiente imagen podéis observar los guardines de gobierno (cables de acero) y la cadena a través de la cual transmite el movimiento el piloto automático ST6000 (el otro piloto automatico, un ST7000, es hidráulico y actúa directamente sobre el sector de la pala del timón). Por el interior de esas otras dos cánulas de color rojo (más pequeñas que las anteriores) se mueven otros dos cables de acero que son los encargados de embragar/desembragar la marcha del motor propulsor y la aceleración. En la parte inferior de la imagen, se puede también observar los huecos por donde pasan los diferentes mecanismos a través de placa de aluminio.


● En la fotografía siguiente se muestra uno de los guardines de gobierno arraigando en el sector que se solidariza al eje del timón. Una excesiva tensión de este cable aumenta la dureza en la rueda y produce un esfuerzo considerable en el piloto automático con el consiguiente gasto extraordinario de amperios y desgaste de materiales. Si por el contrario los guardines están demasiado holgados, pudieran salirse se las guías y roldanas, aumentar exponencialmente el desgaste y producir cualquier avería muy peligrosa si se llegase a perder el control de la embarcación.


● Otro espacio que requiere toda la atención, es la sentina. El Tin Tin cuenta con un profundo alojamiento que se sitúa al lado de la planta generadora y donde confluyen diferentes mangueras, tanto del sistema de achique como descargas de diferentes máquinas. Pese al aparente caos que se puede observar en la fotografía siguiente, todo está muy organizado y se cumplen las normas de seguridad a rajatabla.


● Una vista parcial y más cercana de la sentina, nos descubre sus principales componentes: las bombas de achique. Este espacio lo limpiamos a conciencia con abundante agua dulce y detergente. Se inspeccionaron las rejillas de las bombas para asegurarse de que no tuvieran algún objeto a punto de entrar en la turbina y se limpió escrupulosamente de todo material sólido, se hicieron funcionar alternativamente las bombas, se probaron los detectores de alto nivel y sensores de alarma.


● Los grupos de baterías también fueron revisados. Los bornes limpiados e impregnados de un material con base de vaselina que previene la corrosión. Se desconectaron todas y cada una de las baterías que forman parte de los grupos, y después de haber dejado pasar 48 horas, se volvió a medir el voltaje con el fin de detectar anormalidades en cada uno de los componentes.


● Aprovechando estas labores, conectamos el regulador de los paneles solares al distribuidor de carga del alternador del motor principal con el fin de conseguir mantener la carga de los grupos durante todos estos meses de inactividad. El distribuidor de carga tiene la característica de suministrar energía a los diferentes grupos de baterías sin que estos se unan entre sí.


● Los dos paneles solares instalados en el Tin Tin son de 130 vatios cada uno y suministran la suficiente energía para cubrir las jornadas de vida de fondeo. En navegación todo va a depender del estado de la mar y por lo tanto del consumo del piloto automático. Su posición se encuentra aprovechando los pescantes de la embarcación auxiliar y por lo tanto se mantienen orientados hacia el cenit. Este es un muy importante equipo de a bordo que es necesario mantener en perfectas condiciones.


● Teniendo en cuenta que durante estos ocho meses las baterías no tendrán ningún consumo, la misión de los paneles solares será unicamente de mantenimiento, por ello hemos tapado uno de ellos con el fin de disminuir la energía creada y suministrada.


● Con el fin de que el prensa de la limera (orificio por el que pasa el eje del timón) no se seque y origine posteriormente durezas en el timón, hemos soltado el prensa y aplicado aceite, el cual irá poco a poco impregnando el material sellante.


● Las velas fueron retiradas de la jarcia y pasaron por una cuidadosa revisión antes de ser plegadas y estibadas a bordo. En la fotografía se observa el génova, el cual tiene un peso de 55 kilos que lo hace difícil de manipular.


● En nuestro programa de navegación, el equipo de fondeo sufre importantes esfuerzos. En la temporada anterior (Malasia) mandamos a galvanizar el conjunto de la cadena y debemos de mantenerla en las mejores condiciones posibles. Y para ello lo mejor es descolgarla del barco y extenderla sobre el suelo del varadero. De esta manera se mantendrá seca la mayoría del tiempo, ya que su acumulación en un espacio reducido (pique de proa) creará un ambiente de humedad que a la larga afectará al acero. Es muy importante revisar eslabón por eslabón, con que solamente falle uno, la tragedia pudiera estar servida. En la fotografía, los 110 metros de cadena y el ancla principal, una CQR de 30 kilos.


● Un equipo que llevaba bastante tiempo sin revisar, era la hélice de proa. La extrajimos para realizar las labores de mantenimiento necesario en la cola, cambio del ánodo, aceite, limpieza y ajustes. Este es un importante equipo en un velero de quilla corrida o semi-corrida ya que facilita las maniobras en los espacios reducidos del interior de los puertos.



● También le tocó el turno al cabrestante que es el encargado de izar y arriar (subir y bajar) la cadena del ancla. Principalmente necesita un buen lavado con agua dulce con el fin de eliminar residuos calcáreos y salinos, cambio del aceite (en este caso por el interior de la embarcación) y lubricación de sus elementos.


● Otras labores de mantenimiento habituales en las varadas son la revisión meticulosa de la obra viva (parte sumergida del barco) buscando síntomas de hidrólisis de lo cual el Tin Tin se mantiene hasta la fecha exento.

● Todas las tomas de agua, tanto de admisión como de descarga, han sido limpiadas a conciencia pasando alternativamente agua dulce y vinagre (ácido acético) y con el auxilio de una sonda metálica, introducida por el exterior, fuimos soltando todas las incrustraciones calcáreas de las tuberías.

● Aunque el tratamiento con antifouling (pintura anti-incustrante) se realizará a nuestro retorno de España para el próximo mes de noviembre, hemos lijado ligeramente toda la obra viva con el fin eliminar la mayor cantidad de antifouling viejo que fue posible, aunque este trabajo es arduo y penoso y habrá que repetir la operación en su momento con mayor intensidad.

● Dado que en breve comenzará la época de las lluvias, hemos revisado detenidamente la cubierta de teca y renovado varias cinchas de material aislante que separan los listones de madera.

● La embarcación auxiliar también queda bajo la embarcación debidamente aislada del suelo. El motor fuera borda funcionó durante un tiempo en un cubo con agua dulce y se estibó en el interior del barco después de aplicar aceite al interior de los cilindros y limpiar el carburador.

● Todas las escotillas han sido limpiadas y a las juntas se les aplicó vaselina para asegurar su correcta elasticidad y hermeticidad.

● Arrancamos el motor principal, el generador y el aire acondicionado haciendo pasar por sus sistemas de refrigeración abundante agua dulce para evitar depósitos de sal. Tuvimos la intención de mezclar con el agua dulce líquido refrigerante para aumentar la protección interna del motor, pero no conseguimos obtener dicho producto cerca de la marina.

● Los inodoros fueron tratados con abundante agua dulce y vinagre para eliminar el tártaro.

● La nevera y congelador se pusieron fuera de servicio procediendo a una meticulosa limpieza.

● Se desacoplaron las antenas de los diferentes equipos de radio.

● Para finalizar se limpiaron los suelos, techos y mamparos con vinagre para evitar colonizaciones de hongos y para ello también se han dejado varios recipientes abiertos con este producto repartidos por la embarcación.

Como podéis comprobar, hemos estado bastante entretenidos. Han sido unas semanas de trabajo intenso y todo ello amenizado con un calor ambiental extenuante. Como ya os comentamos en anteriores reportajes, alquilamos un apartamento en la propia marina con el fin de poder descansar adecuadamente.


El Tin Tin quedo listo para pasar una larga temporada en seco, lo cual le vendrá muy bien, y nosotros, con las maletas hechas, nos dirigimos al aeropuerto de Krabi para embarcar rumbo a la capital de Tailandia: Bangkok.


Cuando llegamos nos encontramos con una ciudad enorme y con grandes atractivos, pero eso os lo contaremos en el siguiente reportaje. Por ahora solamente mostraros el hotel donde nos alojamos con todas las comodidades.







Este hotel es uno de esos lugares donde el lujo asiático impera por las cuatro esquinas. Para nuestra sorpresa nos encontramos con un inodoro de última generación marca American Standard lo cual nos sugiere que hay modelos más completos y por lo tanto más complejos ¡no nos queremos imaginar el American Deluxe! Pero os invitamos a que observéis detenidamente las diferentes funciones del aparatito... La verdad es que estuvimos al borde de padecer una severa disfunción de las más elementales necesidades fisiológicas para no enfrentarse a tan complejas instrucciones informáticas. Después de una detenida observación, poco a poco todo va quedando más o menos claro... chorritos de agua que puedes organizar a voluntad respecto a su temperatura, ángulo e intensidad... función de secado... desodorantes... diferenciación de sexo... Llega un momento hasta que parece que pudiera ser divertido... hasta que uno cae en la cuenta en una de sus prestaciones estrella: ¡¡enema!! ¡¡¡no!!!


Bueno queridos amigos, esperamos como siempre que estos reportajes sean de vuestro agrado, y si conseguimos aportar nuestro granito de arena a la difusión objetiva de los entresijos que rodea la navegación de crucero, nos sentiremos muy felices. Por ello animaros y dejarnos vuestros comentarios y opiniones. El día 23 del presente mes de abril llegamos a España y estaremos por allí hasta mediados del mes de noviembre. Muchas gracias a todos por vuestros correos llenos de cariño y buenas intenciones hacia nosotros. Recibir un fuerte abrazo. Isabel&Guillermo